lunes, junio 30, 2008

En los templos de Asakusa

Asakusa 01
Asakusa es como un oasis en Tokio, donde se guarda el espirítu de una época ya pasada, pero que sigue estando viva. Se dice que Japón es un país de contrastes y sobre todo lo és a la hora de meter en el mismo sitio el siglo que viene con el siglo que vino, ver a gente con vestidos tradicionales andando sobre un fondo de rascacielos y neones.

Asakusa 02
Volvamos a Asakusa. Atravesar Kaminarimon, el primer portón que da acceso al recinto te lleva a Nakamise-dori una larga calle comercial llena de souvenirs, kimonos, amuletos (omamori)... y especialmente una larga selección de comidas entre las que destacan los salados sembeis y los relativamente dulces ningyo-yakis (digo relativamente porque tienen pasta de judías dentro, lo cual para los paladares desacostumbrados esperando ansiosamente la dosis de azúcar puede ser un poco chocante) muchos de ellos cocinados delante tuyo cual trabajo artesanal.

Asakusa 05

Asakusa 06

Asakusa 08

Asakusa 12

Asakusa 10
En esta calle comercial te puedes pasar literalmente horas viendo la cantidad de cosas que tienen en cada puesto, así como para probar todos los dulces que van creando sus dueños. Mmmmmm. Tras el empacho de objetos y curiosidades varias se llega a otro portón: Hozomon, flanqueado por una pagoda de 53 metros de altura para acceder al templo en sí mismo. Senso-Ji.

Asakusa 14

Asakusa 16
Este es el templo más antiguo de Tokio fundado en el 645 una vez que dos hermanos pescadores encontraron la figurita de 6 cm de el Kannon una deidad que a lo largo de los años fue trayendo más y más gente adorarla. En el medio un enorme caldero de bronce donde arde el incienso al que la gente se acerca para purificarse atrayendo el humo hacia sí, frotándoselo contra el cuerpo y la cabeza.

Asakusa 17

Asakusa 20
Tras esto a uno de los lados aparece una Chozuya (una fuente con forma de múltiples dragones) sobre los que reposan unos hishakus (una especie de cazos) que se usan para coger el agua que mana de los dragones y lavarse la manos y también metérsela en la boca para después escupirla. Aún más purificación.

Asakusa 18

Asakusa 19
Es entonces cuando puedes entrar en la capilla, donde los creyentes echan unas monedas delante del altar para después reverenciar un par de veces, juntar las manos para rezar y después acabar dando un par de palmadas. En contra de lo que pueda parecer, no es un lugar silencioso, de hecho me pareció demasiado animado para lo que me esperaba. Cosa, aclaro, que no me parece mal sino mucho más alegre.

Asakusa 26
Parte de la culpa de este barullo viene de estos recipientes hexagonales que la gente agita (haciendo un ruido bastante fuerte como si de unas maracas sobrealimentadas se tratara) para sacar un pequeño palillo de ellos.

Asakusa 25
Entendí que con ese palillo te indicaba cual de las múltiples cajitas de la zona deberías abrir para encontrar cual iba a ser tu fortuna, definida a partir de un pequeño papelito denominado omikuji. Una vez que ves si la cosa va a ir de mucha suerte (dai-kichi), suerte en su justa medida (kichi), suerte algo excasa (sho-kichi) o mala suerte (kyo - lagarto lagarto) se cuelga el papelito en alguna rama cercana o lugar habilitado para ello para que el viento se lleve la mala suerte.

Asakusa 23
Tras recorrer un poco más los templos y jardines colindantes, lo suyo es pensar en llenar el buche con algo más que cositas dulces y saladitas. Llega al hora de asaltar uno de los puestos callejeros que a base de yakitoris (brochetas de pollo, aunque también hay de cerdo, vaca o pulpo... pero todavía desconozco su nombre) recién cocinaditos con sabor a barbacoa y untados en salsa de soja. Deliciosos.

Asakusa 27

Asakusa 28

Asakusa 33
Y la última etapa tras tener la conciencia traquila por que hemos alegrado al sistema digestivo, sólo queda retomar la marcha para volver a perderse por los mercados y los puestos de las calles colindantes. Y creédme que da para mucho. :)

Asakusa 34

Asakusa 32
Aunque si eres de los que no te cansas y quieres aún más, tienes unas cuantas fotos más aquí. :)

Asakusa 40

9 comentarios:

vanessa dijo...

Curioso lo de los palillos y los papelitos en los templos...
Las chicas de las bici-carro-coche-taxi están posando para la foto no?? lo de los dos dedos a modo de victoria significa paaaa taaaa taaaa en japonés?? :P

*Por cierto, ultimamente estoy siendo la prime muchas veces, jejeje, ahí se nota el horario europeo!!!

japogo dijo...

Muy bonito y curioso todo... eso sí, la última foto es una indirecta, no? O es que yo ya lo veo todo del mismo color? Pooodeemoos! Caaampeeooooones, caampeooonesss...ooeoeoeoeoeee!!

Rachel dijo...

Yo tengo un llavero como los de la tercera foto!!!!! Eso si, tiene casi tantos años como yo...

Los puestos me recuerdan a Camdem.... a la japonesa, eso si ;D

Un besote!!!!

laura -labrujy- dijo...

te falto decir que papelito que toco a ti!.

Seguro que el de 'dai-kichi' ... aunque yo si tengo la oportunidad de ir espero que me toque el de 'kichi' todo a su justa medida :)

muy buenas las fotos, para variar ;)

besos!

Ignacio dijo...

Vane, sip, los dedos en victoria es la manera de "sonreir" para las fotos de los japos. :) Y si, me pillaron y sonrieron. :D

Japogo, vuelva vuelva! Es un lavado de cerebro en toda regla!!! jajajaja! Anda, disfruta de las celebraciones por (tercer día consecutivo?)

Rachel, pues si, más o menos como Camden a la japonesa! jajajaja! algo así.

Brujyta, al final ni lo intenté, sólo me quedé parando viendo como lo hacían. :) jejeje. Suerte? espero que esté en sentido ascendente, porque como vaya en descendente vamos apañados!!! :D

Núria dijo...

Lo de probar cada uno de los dulces era tarea obligada no?? para luego poder contarlo por aqui sabiendo de lo que hablas no??

Aqui pasa igual, todo lo que estaria buenississisisimo con chocolate o cualquier otro dulce, lo acompanan con judias rojas asi que incluso el color es muy parecido al chocolate, pero el sabor ni se acerca!! Asi te puedes encontrar con que todos los postres tienen judia roja: sopa dulce de red-bean, helado de red-bean, pastelitos de red-bean...vamos cualquier cosa que puedas imaginar con red-bean!

Ignacio dijo...

Eso eso.. le vas a hincar el diente saboreando ya el azucar... y beans!!! argh!!

SaNtOs dijo...

muchos contrastes. Un país de tanta tecnología que se niega a dejar sus raices de lado.... muy imponente y plural este templo tan curioso

Ignacio dijo...

Santos, contrastes especialmente. Todo el tiempo. Sorprende continuamente.