martes, enero 16, 2007

Algo de turisteo. Parte II. Berlín (6)

No era mi intención dejaros desamparados y descarriados este lunes, mis queridos hobbits, pero he pasado a habitar mi nuevo antro (bien bien!) y con ello he vuelto a la situación de desinternetizado, hasta que no monte el equipo de gorroneo vecinal con un bote de pringles o hasta que regularice mi situación wireless mediante. (Fotos de mi nueva y sórdida cueva del mal en breve).

Mientras tanto, sigo recuperando el tiempo perdido y hete aqui que seguiré por un día más con algunos de los puntos de la geografía berlinesa que más me llamaron la atención y que por tanto merecen ser recordados en estas páginas.

Comenzaremos por la Iglesia Memorial Kaiser-Wilhelm, más conocida en la lengua germana como Gedächtniskirche, que es uno de esos monumentos que divide a público y crítica. Unos opinan que es genial y otros que es una aberración. Pero antes de que os influencie mi opinión del mismo aquí teneis el elemento de la discordia.

Quizas querais apreciarla en todo su esplendor y podeis ver una imagen aerea pulsando aquí. Mientras tanto aprovecho para decir que esta catedral de aspecto inicial tan raro, si es santo de mi devoción.

Como bien se puede ver es un edificio devastado, logicamente por bombardeos (menuda novedad en Berlín), pero que en vez de haber sido reconstruido volviendo a ser la imponente catedral con una torre principal de 133 metros de altura se eligió un proyecto de Egon Eiermann, quien dejo la ruina y construyó a su alrededor cuatro edificios modernos como complemento. A mi siempre me ha parecido más curioso e interesante que bonito, pero reconozco que entrar en la nueva capilla, toda llena de cristales azules da un rollito muy interesante.

Llegemos a otro de los puntos característicos que no pueden faltar en cualquier recorrido por la ciudad. El Checkpoint Charlie. Este punto era uno de los que hacía de frontera entre las ambas Berlines. De hecho era el tercer punto dentro de los puestos fronterizos, así siguiendo el orden del alfabeto tenemos Checkpoint Alpha, Checkpoint Bravo y por consiguiente Checkpoint Charlie. (que viva la wikipedia!!).

Estos puntos eran los escenarios de autenticas tragedias de gente que intentaba generalmente huir de la parte comunista, y fue demolido con la apertura del muro, para ser su caseta reconstruida posteriormente para uso turísitico, dando lugar a un museo en sus alrededores, que no he tenido la posibilidad de visitar (otra cosa más para la lista de próximas visitas) asi que lo dejaré en standby por si alguno con más o menos suerte (según se mire) que lo haya vistado se anima a dar su opinión.

Estas dos fotos anteriores, indican, como supondreis, mediante una foto, la parte capitalista y la comunista, con sendos uniformes de militar americano y ruso respectivamente.

Muy cerquita y paralelamente al Unten den Linden se encuentra el Gendarmenmarkt (Plaza de los Gendarme), que está reconocido como una de las plazas más bonitas de Europa, formada por el Concert Hall y flanqueada por dos catedrales, una alemana orientada al sur de la plaza y otra francesa, orientada al norte de la misma.

Sin tomar mucho en cuenta el aspecto tétrico de la foto (es que el día no acompañaba mucho) os aseguro que era realmente impresionante y tuve la efímera suerte de aprovechar alguno pequeños rayos de sol que atravesaban las nubes para verla en su esplendor. Precioso.



Aunque me he reconocer afortunado, pues tras dejar atrás la gloriosa plaza, se abrieron las nubes como si Moises pasara por ellas y nos quedó un atardecer de gloria, de colores cálidos, totalmente de ensueño. No me resistí a intentar guardar para la posteridad estos momentos (con bastante menos acierto de como mis ojos lo recuerdan):





Dos últimos puntos en el recorrido. Los hackesche-höfe (Patios de Hacke). Una serie de edificios unidos por patios interiores muy cerquita de Hackesche Markt, que tienen su parte más importante en el patio lleno de azulejos del arquitecto August Endrell, aunque resulta interesante dar una vuelta por todos ellos.


La zona, reconvertida como barrio chic, está llena de talleres, tiendas, cafeterías, todo muy bonito y bastante pijez. Pero dado el historial de km que llevabamos más el tute postfiesta, caimos rendidos en alguno de ellos para darnos al refresque de gargantas y calmar las piernas. El descanso del guerrero vamos. :)


Y la última parada. Un templo del arte. El Tacheles Haus, que comenzó como un enorme centro comercial en 1907, para pasar a ser utilizado por los nazis como edificio administrativo y como cárcel y que como tantos otros acabó bombardeado y fue abandonado por la administración pública para ser ocupado por artistas de distintas partes del mundo que desde entonces hicieron de el un centro cultural, que recibe ayudas del gobierno para sus diferenetes proyectos.




Por supuesto, que mejor lugar para práticar un poquito de HDRI. Jejejeje.


Quizás no sea un juicio justo, pero espero que esto os de, queridos lectores, una idea de las dimensiones y las posibilidades de una ciudad caótica y apasionante como es Berlín. :)

7 comentarios:

japogo dijo...

Jaaaaaaarrr... no sabía que ya tocaba mudanza! Queremos foootoooos! Enhorabuena, espero que disfrutes en tu nueva guarida.

See U.

Anónimo dijo...

vaya que he aprendido de Berlin, buenas fotos...

Saludos desde Venezuela.

mi blog: www.otrotiempo.com

Rachel dijo...

Eso, eso... Queremos fotos para ir conociendo el nuevo suelo donde garrapatear ;DD

Ignacio dijo...

Pues si, ha tocado mudanza asi que en breve brevisimo haré la presentación oficial. Lo que sucede es que esta semana esta siendo demasiado caótica para mi!!! :) jejejeje...

Paciencia paciencia... De momento os informo de que el suelo, vuestro suelo, suena!!! jajajaja

Frau Kaputt dijo...

Enhorabuena por tu nueva habitación! y limpia bien q cuando vengo de visita quiero el suelo limpio! :P

japogo dijo...

Vaaaya excuuusa... que está siendo caótico. Pero si eres Mr. Caos en persona, joroña! Y mejor que así sea, que eso da mucho juego, muchas aventurillas y, por tanto, muchas fotos y relatos.
Y como dijo Adolfo antes de echar una Bonoloto: "In Sternheim we trust!"

Ignacio dijo...

Mmmmmm... Será que voy subiendo el nivel, pero ahora encima tengo el mareo ese de cuando te cambias a un sitio nuevo y además tienes el gusanillo de como será...

In Sternheim we trust!!!