jueves, febrero 07, 2008

La isla bonita. Miyajima. Por Japón (7)

El barco que llevaba a Miyajima, atravesaba la fina capa de bruma que difuminaba sus contornos. Según avanzaba la isla se iba definiendo, volvíase nítido el monte Misen San, mientras su famoso Torii de color rojo semiahogado entre la marea daba la bienvenida.

Miyajima 02.jpg

Miyajima 01.jpg
Dicen las guías que es uno de los tres lugares más pintorescos de Japón, y fue el único de los tres que pude visitar. Mereció la pena. La isla Santa guardaba unas cuantas imágenes que se grabaron para siempre (espero) en mi memoria. Su templo principal, Itsukushima, de maderas rojas, parece flotar cuando sube la marea esta alta. Cuando baja, se puede llegar a su puerta principal a pie atravesando el terreno barroso de arenas blancas dejado al descubierto por la retirada de las aguas.

Miyajima 17.jpg

Miyajima 08.jpg
Es un verdadero goce. El color rojo reflejado, mezclado con el azul del agua y del cielo es realmente espectacular. No en vano, es una reliquia nacional y patrimonio de la Unesco (otra más en Japón). Construido en 593 directamente sobre el mar, este Santuario recuerda un tiempo en que no era posible pisar la isla y se adoraba desde la distancia. Ahora con el paso de los siglos se mantiene intacto rodeado de salitre.

Miyajima 06.jpg

Miyajima 07.jpg
Comí muy cerquita del templo en un pequeño restaurante sentado junto a la plancha sobre la que me cocinaron un Okonomiyaki, una especialidad de la zona que se podría definir como una tortilla de todo, pasado por la plancha. Ya sabéis que yo soy de estómago poco temerario y de buen comer, pero es que estaba riquísimo :) Y además eso de verles cocinar delante de tí es un plus, claro. :)

Miyajima 03.jpg

Miyajima 04.jpg
Lo justo para coger un poco de fuerzas y comenzar la subida a los 503 metros del Misen San, vía teleférico claro, que había que hacer la digestión como era debido. Jejeje! :)

Miyajima 10.jpg

Miyajima 11.jpg
Tras casi media hora de viaje, conseguí llegar a la cima justo para mi momento favorito del día, cuando el sol se acuesta tras las montañas en una cuna de pinos. Que maravilla.

Miyajima 14.jpg

Miyajima 12.jpg

Miyajima 13.jpg
Parece ser que la zona está llena de monos y ahí que andarse con cuidado para que no te birlen las posesiones o te metan un bocado, pero yo que andaba con toda la ilusión de verlos, me quedé con las ganas, a pesar de haber tenido que correr y rodar colina abajo para huir de ellos. Me hacía ilusión, fíjese usted. Lo que sí me pilló fue la entrada de la noche mientras todavía estaba a media colina, por caminos añejos, escalonados en las piedras y rotos por miles de raices y ramas que no hizo sino dar un toque tétrico a la jornada y que me impulsó a acelerar el paso para llegar a los pies del mar con los últimos tonos semiapagados del cielo.

Miyajima 16.jpg

Miyajima 18.jpg

Miyajima 19.jpg
Lo justo para salir corriendo a coger el ferry de vuelta y ver la isla sumirse entre las sombras en la lejanía. Quizás uno de los sitios más fantásticos de los que tuve el lujo de visitar en Japón.

Miyajima 20.jpg

Miyajima 22.jpg

9 comentarios:

oria dijo...

Será que no entiendo, pero para tener la cámara recién comprada a mi me gustan las fotos que nos enseñas. Muy muy chulo este lugar.

Pierre Nodoyuna dijo...

Me encanta Japón, y mira que no he estado... así que me alegra que vuelvas a documentarnos sobre el particular.

Impresionante el templo.

japogo dijo...

¿Que te comiste a Miyagui en tortilla? No sé, creo que me he enterado mal...
El lugar parece, sin duda, fantástico. Y las fotos le hacen honor.

emma woodhouse dijo...

He leído "de búsqueda"? Qué bien suena eso... Yo en abril sabré si puedo estar de búsqueda... Con un poco de suerte al final del verano estaré en London...

Que bien sonará entonces estar de búsqueda....

Claro que si no encuentras nada... Como que me puedo convertir en co-inquilina....

Que bien sonará entonces estar de búsqueda....

Crees en Santa Rita? La de los desesperaos? Yo últimamente bastante... Si te acuerdas ponle un par de velas... En honor a esta pringada que te habla que se quiere largar a London y tendrá que esperar a abril...

Besotes

Alej.... digo... Emma

Ignacio dijo...

Oria, la verdad es que el sitio ayudaba bastante, aunque ahora viéndolas con el tiempo, la verdad es que podrían haber quedado mucho mejor. Cosas del no saber. :)

De todas maneras, espero pensar lo mismo de las del año que viene. :P

Pierre, quedan algunas cosas interesantes que contar. A ver si le impresiono un poco más. :)

Japogo, Dar cera, pulir cera, el miyagi en tortilla de camarones con sushi! Cocinaron su dedo índice en mi honor. Como churrepetee el hueso!!!

Emma, no se lo tome usted a mal, pero si en Abril todavía no he encontrado casa, lo más normal es que salte desde lo alto del tower Brigde dejándo una carta al Sr. Juez.

Mucha suerte, de todas maneras y que puedas venirte para acá prontito! :)

emma woodhouse dijo...

jajajajaja

Por supuesto que te entiendo... Yo como que me tiraría de lo más alto de lo alto...

jajajajaj

Animos en la búsqueda!!!!!!!!

Ignacio dijo...

Graaaaciaaaas!

oria dijo...

¿Te vas el año que viene a Japón otra vez?

Ignacio dijo...

Oria, en principio no, pero espero que las fotos que haga el año que viene sean también mejores que las que estoy haciendo este año. :)