miércoles, noviembre 14, 2007

Pequeño receso entre rápidos. Falls of Dochart. Por Escocia (21)

Tras los kilómetros y los días, el cansancio estaba dejando huella. Y no es que hubiera comenzado en aquel entonces, sino que ya habíamos pasado unos cuantos días dopados de ibuprofeno, pasandose las toses y los gérmenes de unos a otros en nuestra querida furgoneta. Aún así aguantabamos como jabatos lo que nos echaran.

Nos desviamos del camino que habría de llevarnos a Stirling (y a su maratoniana media jornada) para ver las Falls of Dochart, unas pequeñas cataratas escalonas que atraviesan el pueblo de Killin, en la afueras de los Trossachs.

Falls of Dochart 01

Falls of Dochart 05

Falls of Dochart 02

Falls of Dochart 07
Actuó de bálsamo reparador el leve bramido del agua, junto al calor del sol, y allí, entre rocas, como lagartijas, unos cuantos de los integrantes se dieron a la meditación más profunda acompasada con ronquidos.

Falls of Dochart 08

Falls of Dochart 03
Otros (otro) en cambio decidieron (decidió) usar el frío y líquido elemento para mantener despiertas las constantes vitales y el resto optó por un punto intermedio entre los abrazos de Morfeo y la vigilia constante.

Es desde luego un pequeño y no excesivamente recóndito lugar, que si bien no es lo más llamativo de Escocia, ciertamente es como admirar y deleitarse en el pequeño detalle, los pequeños trazos de un gran lienzo.

Falls of Dochart 04

9 comentarios:

oria dijo...

Me ha molado el lugar, me ha recordado a algunos tramos de Duero por Soria.

Por cierto, tu blog escupe publicidad al abrirlo.

Cinza dijo...

que chulada de sitio!!!, que potita la frase final: "admirar los pequeños trazos de un gran lienzo"...ayyyy, que me da a mí que no te llega con los premios de fotografía.. que buscas los de literatura... jeje (era broma... me ha gustado, jeje)

Dos cosiñas... digo yo... a esa lagartija.. juraría que la conozco... yo creo que la vi en alguna foto del nasional-lleografic, creo que no hace mucho la vieron por la sierra de Gredos... allá por la laguna grande... la gente se asustaba al verla... bueno, más bien al escucharla...jeje.. pero todo son conjeturas, por que a mí me coincidió por tierras gaditanas con ella, en una ocasión, y no me cosqué de nada, claro que cuenta la leyenda no sé que de unas toallitas mágicas... jeje

y la otra... joer, pa tu hermano!!!!!, eso si que son HU--OS... me ha dado un reflús (dícese de aquella conbulsión que te hace estremecer tó el cuerpo asín de sopetón)... ¡que frío mare mía!!!!

Pero vamos, que vuestra siguiente visita a escocia no me la pierdo, amos... jeje

Cinza dijo...

bueno, que la "b" esa se me escapó (está muy pegadita a la "v" en mi teclado... y una vez que leo de nuevo el comentario.. me asusto de mí misma...

Ignacio dijo...

Oria, ni idea de lo de la publicidad. No sé porque sale. :S

Cinza, la lagartija me da a mi que es viajera y amiga del Lorenzo... habrá que avisar a los biólogos a ver si han reparado en ella. :)

japogo dijo...

Jejeje, Lorenzo bueeeeno, mi tesooooro.
Sí, podéis llamarme reptil, gracias.
Ese ratillo se hizo extenso en el tiempo y la cabezadita supo a siesta reparadora. El aire, las piedras y el rumor del agua así lo quisieron.

Ignacio dijo...

Jejeje... cierto, cierto... se estaba taaan agustito! :)

Pierre Nodoyuna dijo...

Pues sí que se estaba a gusto encima de un pedrusco. Yo sólo supongo que el agua estaba helada... otros lo saben a ciencia cierta.

c.o.v. dijo...

Qué bueno! Aquí también estuvimos nosotros, aunque no probamos la temperatura del agua, por cierto...

Holas.

Ignacio dijo...

Holas holitas, doña C.o.v. :)