miércoles, diciembre 13, 2006

Kamakura: Muchos templos y un Buddha gigante. Por Japón (1)

Si os pensabais que os iba a dejar de dar la chapa ya con Japón y los japoneses estais muy pero que muy equivocados. Era sólo una pequeña pausa para que os supervitaminarais y supermineralizarais. Ahora coged la mochila que salimos de Tokyo. No olvideis el bocata.

Situada al sur-oeste de Tokyo, Kamakura es una ciudad rodeada por montañas y por mar y es famosa principalmente por estar llena de templos y santuarios, entre los cuales destaca Kotokuin donde se puede ver un enorme Buddha gigante de bronce. Aunque a mi lo que más me llamó la atención fue el contraste con una gran urbe como Tokyo y la tranquilidad que se respira en cuanto lo abandonas. Es como volver a cambiar de mundo.

Os podreis imaginar que con más de 50 templos y santuarios que visitar y un único día, no da tiempo a casi nada, sobre todo cuando tienes que pagar por cada templo y te puedes pasar dos o tres horas tranquilamente con cada uno. Porque lo que se define como templo está formado por cinco o seis edificios más los jardines y parafernalia que los rodea.


Una de las cosas que más llama la atención al principio es como se representan los templos. Si para nosotros una iglesia se representa generalmente con una cruz, para ellos un templo budista se representa con el siguiente símbolo:

Efectivamente. Una cruz gamada. Aunque no está girada 45 grados como la que tristemente hicieron famosa los Nazis, pero de primeras te deja clavado en el sitio. Y es que ver un mapa con más de 50 crucecitas de estas, pues acojona y piensas "Donde diablos me he metido yo?". Y es que Hitler tomó este símbolo de los hindúes:
Los teóricos nazis asociaron el uso de la esvástica con sus tesis que afirmaban la ascendencia cultural del pueblo alemán de la llamada raza aria. Los nazis creían que los primeros arios de la India, de cuyas tradiciones védicas surge la esvástica, fueron el prototipo de invasores de raza blanca, cooptando así el símbolo como un emblema de la supremacía blanca.
Dejando a un lado esta curiosidad y Lonely Planet en Mano sólo me dió tiempo a ver 3 templos, comenzando mi recorrido una parada de tren antes de Kamakura en Kitakamakura. Mi primer alto en el camino fue en el templo de Eingaku-ji.

Eingaku-ji se fundó en el año 1282, tras el segundo intento por parte de Mongolia de invadir Japón, para rendir homenaje tanto a los guerreros japoneses como a los mongoles.


Se supone que se puede ver un diente de Buddha en uno de los templo, pero no siempre está abierto al público. Es decir, no estaba abierto cuando yo fui. Pech gehabt!

El siguiente elegido en mi camino fue Kencho-ji, considerado como el número uno de los grandes templos Zen en Kamakura.

Originariamente finalizada su construcción en 1253 constaba por aquel entonces de 7 edificios principales y ... 49 subtemplos!!! Muchos de estos se perdieron en sucesivos incedios durantes los siglos XIV y XV y en la actualidad entre edificios y subtemplos es un complejo de 10 edificios.



Resulta bastante impresionante y acobarda en cruzar su enorme puerta pricipal (Sanmon) de madera para llegar al Butsuden o Sala del Buddha. Me pareció bastante curioso que a la entrada de los edificios importantes hay siempre un lugar donde quemar unos palitos y echarse el humo sobre el cuerpo para purificarse. Supongo que es el equivalente a santiguarse para los cristianos.


Pero sin lugar a dudas el sitio más bonito es el jardín situado detras del Hojo o edificio principal, que diseñado por el maestro Zen Muso Kokushi invita a la reflexión y a la meditación pues se dice que está inspirado en la mente. Ohmmmmmmm. No se muy bien como entender eso, pero el jardín es realmente bonito.




Llega el momento de atravesar la ciudad propiamente dicha y llegar a Hase-dera, que es sin lugar a dudas uno de los favoritos de los visitantes.



Efectivamente es precioso. Pero a mi me llamó la atención prinpalmente por dos cosas, la primera por poder verse la bahía de Kamakura...

Y la segunda por la enorme cantidad de minúsculos Buddhas que lo decoran:




Llegamos por último y con la caida de la tarde al templo más famoso, pero no por ello el más bonito (me quedo con Hase-dera o Kencho-ji) que da cabijo al enorme buda de 13.4 m de altura y 93 toneladas de bronce de peso. Segundo Buddha más grande de todo Japón, tras el de Nara (que ya llegaremos en algún momento). Kotoku-in.

La estatua se supone de 1252 y estaba situada originalmente dentro de un edificio de madera que fue arrasado por un Tsunami, quedando solo esta estatua en pie.

Por mera curiosidad y por apenas 20 yenes (unas 25 de las antiguas pesetas) se peude entrar al interior del Buddha, que realmente no merece excesivamente la pena, pero por 25 cucas no se puede dejar de hacer al igual que no sepude dejar de ver las chancletas que me llevaba el amigo...

Una interesante visita muy cerquita de Tokyo que vale para disfrutar de los magnificos bosques que lo rodean y para pensar que Japón tiene muchísimas caras diferentes.

12 comentarios:

Rachel dijo...

Precioso....... Sin palabras me has dejao......

Me quedo con la ultima de las fotos de los pequeños budas... te vas superando poco a poco... Voy a ver si te encuentro algun concurso de fotografia interesante y te mando la informacion, q con esa seguro q te llevas algo ;DD

NaGeRa dijo...

Hallo!

Yo en lugar de un concurso te propongo un acontecimiento para que hagas fotos. Aprovechando q estás en London:

http://www.mobile-clubbing.com

¡¡El viernes hay una pelea de almohadas en plena calle!!

Eso puede dar para muchas fotos. Además, ya que yo no puedo estar, me haces de reportero.

Vielen Dank im Voraus ;)

Besos

Ignacio dijo...

Muchas gracias por la información... No estoy seguro, pero lo mismo puedo ir!!! Me lo tomaré como un encargo profesional.. jijijiijiji

Rachel, tu mandame todo lo que encuentres que con el método darlachapa, lo mismo al final me llevo algo!!! jajajaja (muchas gracias anyway).

Kaoru dijo...

Jo, las fotos son geniales, sobretodo la de los budas chiquitines. Dan ganas de coger uno y llevarselo de recuerdo a casa. ;p

Espero tu siguiente post, a ver que nos cuentas...

Ignacio dijo...

Me alegro mucho de que te gusten!!! Además ahora he empezado a descubrir las conversiones a B/N y estoy encantado!!! jejejeje

Chi dijo...

¿Le olían los pies a TOFU?

Ignacio dijo...

...

...

¬¬U

...

...

Esta pregunta me ha sobrepasao... *^__^*

budanónimo dijo...

Dejad en paz a los budas chiquitines, por la noche reviven y van a hacer maldades... yo no molestaría a ese ejército de minininjas, sobre todo no vaya a ser que venga su padre...

Rachel dijo...

En lo q te encuentro algun concursillo,toma nota de esta web, q seguro q le sacas partido ;DD
http://www.solophotoshop.com/

Ignacio dijo...

Hey!!! Muchas gracias por los tutoriales. A ver si los puedo ir mirando con detenimiento y a ver para que maldades me valen.

Y recordad niños que Papa Buddha ninja, tiene muy mala leche...

SEbas dijo...

un gran miau pa ti
tio, que fotos mas cojonudas! ya presentare yo alguna a algun concurso con mi nombre, ji ji ji, que malvado soooooooy ;)
la verdad es que los templos tienen una pinta de tranquilos que te cagas... anda que no tiene que estar guapo quedarse una semana conociendose a si mismo...

Ignacio dijo...

:) Mmmmmm... momentos Zen!!!

Pues si, es un gran contraste entre una ciudad como Tokio y las zonas más "rurales". Mucho más tranquilo, mucho más en paz y armonia (pero me quedo con la locura de Tokiooo jjiiiiijijijijiji)